Posted on

berlin-festival-2013

berlin-festival-2013

Mucho ha llovido desde aquel día que pisé por primera vez el aeropuerto de Tempelhof para el Bread & Butter de 2011. Dos años ya… Sí, estaba retrasando mi vuelta, otras ciudades pidieron su turno, pero no pude demorarlo más, debía regresar, por ello no había mejor ocasión para disfrutar de Berlín que en Music Week, una de las semanas con mayor vistosidad, donde eventos como el Berlin Festival son los protagonistas de la ciudad. Desde adidas, partner del fest que se celebró del 6 al 7 de Septiembre, me facilitaron pases con acceso a la totalidad del recinto, y de nuevo, una vez allí, pude comprobar que el nombre propio adidas, es sinónimo de familia, sin duda gracias al gran trato y la inmejorable acogida por parte del team germano. 

Defecto o virtud, siempre tendemos a comparar en función de las experiencias que hemos vivido previamente, en esta ocasión y por la similitud del cartel, desde que pisé el recinto no hice más que contrastarlo con mi última visita a Primavera Sound, de la que pudisteis ver el recap hace unos meses. A diferencia del nuestro, el festival berlinés refleja toda la esencia del carácter alemán, cubierto de detalles como los puestos veganos y vegetarianos, milimétricos horarios como el cierre de John Talabot a las 00:01 o el aspecto nada superficial de los asistentes, su naturalidad, su estilo sencillo, classy y a la vez que vagabond, me sorprendió, pura autenticidad. No es un festival donde puedas encontrar unas Opening Ceremony o unas Raf Simons, aunque pude ver unas Y-3 Qasa, la excepción que confirma la regla, por lo general, no se transmitía ningún atisbo de pavonería, un punto a su favor. Y aunque las cifras oficiales de 20.000 espectadores por día, son relevantes, en la inmensidad del antiguo aeropuerto se creaban bastantes espacios libres generando sensación de libertad entre escenario y escenario.

Y así empezó nuestra ruta…